17.1.12

"Alcestes"

Bueno, arrancamos con Eurípides. Lo poco que había leído de él, me había gustado mucho, pero esta obra me pareció bastante floja. Igual tiene sus puntos interesantes: en la obra no se muere nadie (algo que pasa en las menos de las tragedias que vengo leyendo), sino que, absolutamente al revés, alguien es devuelto de la muerte. Y no es como con Eurídice, eh, esta vuelve para quedarse. También está Heracles, que de nuevo hace de querible, y hay un montón de parlamentos ultra románticos... ¿quién había dicho que al amor lo inventaron los franceses en el s. XVIII? 

Igual no me gustó del todo, pero creo que la culpa es en gran parte por la traducción, que encima de ser medio floja, usa las versiones romanas de los nombres (qué tienen que hacer Júpiter y Hércules en la tragedia griega, me querés decir??).